Reunificación de deudas sin hipoteca

  1. reunificacion-de-deudas-sin-hipoteca

La reunificación de deudas sin hipoteca es un producto financiero que nos ayuda a refinanciar nuestra deuda a través de un crédito o préstamo que no implica usar una propiedad como garantía. La idea principal, como en cualquier reunificación de deudas, es conseguir una cuota única inferior a la suma de todas las cuotas de nuestras deudas actuales.

Gracias a esta solución financiera podemos reducir nuestros pagos mensuales hasta en un 70%.

Como hemos explicado en otras ocasiones, en términos absolutos el valor total de los créditos reunificados vigente es más elevado.

La forma de reducir la cuota mensual de los préstamos, es gestionando una reagrupación de préstamos o préstamo nuevo por la totalidad de los anteriores; esta nueva refinanciación de los préstamos tendrá un tipo de interés inferior dadas las nuevas circunstancias del mercado y también con la posibilidad de ampliar el plazo y así reducir aún más la cuota mensual. Es una solución muy adecuada para evitar el elevado endeudamiento financiero y poder ganar en calidad de vida.

Sin garantía hipotecaria y sin propiedad

Es importante recalcar que para pedir esta reunificación de deudas no es necesario tener propiedad y si la tienes tampoco es necesario hipotecarla. Está claro que aún así tendrás que aportar otro tipo de garantías para conseguir la reunificación. En algunos casos bastará con tener una nómina o una pensión, es decir unos ingresos estables que puedas demostrar. Existen otras opciones, pero ten por seguro que cualquier entidad será exigente con las garantías que tienes que aportar y si no es así más vale desconfiar.

Para conseguir que una entidad bancaria o financiera estudie nuestra reunificación sin hipoteca y sin tener ningún inmueble en propiedad, lo más probable es que nos soliciten estar al corriente del pago en las cuotas de los diferentes préstamos. Como mínimo, los bancos suelen pedir que los últimos tres pagos estén al día y que no haya ningún tipo de demora o retraso.

En el caso de que no podamos cumplir todos los requisitos exigidos por el banco, existe otra opción que es conseguir un avalista o cotitular para poder tramitar el préstamo con éxito.

Como siempre decimos, antes de acogernos a un producto financiero de este tipo debemos tener muy claras las condiciones y obligaciones a las que nos comprometemos al firmar el contrato. En SFG estudiamos tu caso e intentamos aportar soluciones dentro de las posibilidades existentes en el mercado y buscando siempre la optimización de las cuotas.

También señalar que en SFG tramitamos y gestionamos préstamos sin garantía hipotecaria con atrasos en las cuotas e incluso estando dado de alta en distintos registros de morosidad. Para ello, recomendamos ponerse en contacto con nuestros consultores y asesores financieros para aclarar cualquier consulta sobre esta operativa.

En la reunificación de deudas sin garantía hipotecaria, puedes agrupar todas tus deudas en un único préstamo personal en el que la garantía son tus ingresos y no tu vivienda, reduciendo de esta manera, hasta en un 70% las cuotas mensuales.

Si lo que tienes en mente es reducir tus cuotas mensuales, te ofrecemos un estudio gratuito sin compromiso y te damos información sobre las posibilidades de la reunificación de deudas que te ofrecemos. Aunque tengas atrasos y embargos, estés en ASNEF o RAI, podemos ayudarte a negociar con tu banco y ofrecerte la solución adecuada para aliviar tu situación financiera.
Puedes solicitar la reunificación de deudas en nuestra página o llamándonos por teléfono al 915 488 325.

Solicítanos un Estudio Gratuito

¡Vaya! No hemos podido localizar tu formulario.

 

Sobre el autor

Pavel Goldfarb

Director General de Servicios Financieros Gold. Si quieres saber más sobre mí entra en mi Google +

37 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.